[Ciclo Spielberg] Encuentros en la tercera fase

No llevamos mucho con el ciclo, pero ya hemos pasado por un corto autoestopista, un salvaje e inesperado combate en la carretera, un viaje en un coche de policía raptado y una pesadilla a lomos de un tiburón. ¿Y el siguiente paso cuál es? Pues los alienígenas, está claro. Steven Spielberg debuta con Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977) en la ciencia-ficción, con OVNIS y paranoias de por medio. Descubrir en este artículo que nos ha parecido el cuarto largometraje de este adorado señor.

Daniblacksmoke

Creo que es bien sabido que en La Pantalla Invisible, es decir tanto a Escaners como a mí, nos gusta bastante la ciencia-ficción. Y personalmente, tenía tomada a Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977) como una referente dentro del género, y de hecho para muchos fanáticos lo seguirá siendo. A mí me ha desilusionado. Ya sea porque el tema alienígenas (en la tierra) dentro de la ciencia-ficción es el que menos me atrae, o porque está muy manido ya.

El éxito en la taquilla de Tiburón (Jaws, 1975) le aportó a Spielberg no solo grandes medios económicos para su siguiente película, sino un grado de libertad artística casi absoluta, vamos, que podía hacer casi lo que le diera la gana en lo próximo que hiciera. Y así fue, haciendo una película que probablemente el que más disfrutaría con su visionado era él mismo, ya que de hecho, precisamente los aliens y los OVNIS eran uno de sus asuntos favoritos, lo que se seguiría comprobando en próximas cintas suyas.

Close-Encounters-of-the-Third-Kind-Scene

La película, eso sí, está dirigida con maestría y sí que vemos el toque Spielberg en la mayoría del metraje de la misma. Dándonos algunas escenas de una enorme belleza y, de nuevo, juega con el suspense que tan bien sabe manejar. Pero esto, en mi opinión, no consigue hacer que la película me entretenga, porque más bien me ha aburrido, he de admitirlo. El guión es un poco ambicioso logísticamente, e incluso hasta pretencioso diría pues insinúa una profundidad trascendental que no veo por ningún lado. A su vez, el ritmo es demasiado irregular en mi opinión lo que propicia que pierdas interés cada cierto tiempo por lo que va sucediendo. Por otra parte, en el reparto, solo se salva Richard Dreyfuss -uno de los actores fetiches de Steve- que cumple su papel como ya hiciera en Tiburón (Jaws, 1975), el resto de personajes no tienen carisma alguno y la verdad es que son bastantes planos y no llaman la atención en ningún momento

En el apartado artístico no decepciona en absoluto, y también en los efectos especiales que logra, tratándose del año 1977. A pesar de ello y algunas virtudes más que he mencionado no consigue ilusionarme esta cinta. La veo falta de muchas cosas. Esas cosas que abundan en las posteriores obras de Spielberg. Sin más, me parece una película interesante pero que si puedo, no creo que vuelva a ver nunca. Es olvidable, pero no es mala película, no echarse las manos a la cabeza. [6]

Daniel Escaners

Soy una persona que disfruta mucho con la ciencia-ficción, pero que sin embargo no soporta demasiado las películas con OVNIS o alienígenas invasores (o no). A pesar del sano entretenimiento que supone, acabé saturado con Independence Day (íd., 1996), al igual que me aburrí sobremanera con la aclamada por muchos Distrito 9 (District 9, 2009). Me apena decir que mi experiencia con esta Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977) no ha sido muy diferente.

Se nota la mano de Steven Spielberg en esta película, sí. Y menos mal. El talento con el que dirige algunas escenas es asombroso, y la belleza de algunas imágenes te provoca fascinación; por ello da aun más pena que el resultado general se quede tan en tierra de nadie. La historia, continuamente insinuando su gran complejidad y profundidad, acaba siendo lo mismo de siempre, y lo peor de todo es que, quitando al protagonista, ningún personaje de la cinta posee el suficiente carisma o presencia como para que te fijes en él. Incluso alguno que otro se queda sin concluir su arco argumental. Mal.

cotopaxi

Otro de los aspectos que hace de Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977) una obra menor es ese ritmo tan irregular, que en sus mejores momentos recuerda a algunas películas de aventuras (posteriores) del mismo Spielberg pero que en sus peores trayectos, que son unos cuantos, te apechugan en el sofá con ganas de la cosa avance con un poco más de alegría en el cuerpo. En el plano más artístico, es cierto que para el año en el que se estrenó los efectos visuales no están nada mal, con una extraña belleza y una explosión de colores quizás no original pero muy efectiva. En ese apartado no hay mucho de qué quejarse.

No sé si se me nota, pero Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977) no es una película que me apasione, ni mucho menos. Me parece seca, algo anodina y falta de chispa, de magia, de eso que Spielberg sabe tan bien añadirle a sus películas. Falta emoción. Bueno, falta un poco de todo. Y tampoco quiero dar la sensación de que me ha parecido la peor ficción de la historia y la peor composición de este señor, ya que contiene varios factores que la hacen interesantes (algunos momentos con una dirección brillante, el apartado visual, el protagonista), pero tengo que ser sincero: me parece olvidable. Decente, pero olvidable. [5’5]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s